Nuestro equipo asesora, informa, acompaña a las personas que lo necesiten después de que hayan contactado con la asociación. Ofrecemos una atención telefónica y visitas periódicas en el domicilio y en instituciones.

Decálogo del acompañamiento de Anitya

Desarrollar la presencia de la consciencia (lo que nos da un sentimiento de seguridad y de paz interior que permite compartir el sufrimiento del otro sin miedo).

Reflexionar sobre el sentido de la vida (lo que nos permite soltar las barreras del ego, abrirnos a la compasión sin miedo y con alegría, encontrar recursos creativos espontáneamente).

Trabajar sobre la motivación profunda que nos lleva a acompañar (lo que nos permite ser conscientes de las turbulencias emocionales que impiden una presencia genuina).

Abandonar nuestro empeño en querer ayudar (lo que nos permite ser receptivo a las necesidades del otro con una mente abierta sin ideas preconcebidas, sin prejuicios).

Enfrentarnos a nuestra propia muerte (lo que nos permite ser consciente de nuestras proyecciones sobre la situación).

Integrar que la transitoriedad es una de las características de la vida (lo que nos permite aceptar que la enfermedad y la muerte son aspectos de la vida).

Integrar que no hay separación entre el acompañante y el acompañado (lo que nos permite ponernos en el lugar del otro, porque de hecho tarde o temprano lo estaremos).

Entender la extrema vulnerabilidad de la persona con la que tratamos (lo que nos lleva a acercarnos con muchísima delicadeza y respeto pase lo que pase).

Entender que acompañar es caminar juntos, que no somos el guía que enseña el camino (lo que nos permite descubrir la situación real a cada paso).

Aprender a escuchar sin inmiscuirnos en lo que oímos y simultáneamente ser receptivo a nuestras propias reacciones, prejuicios, opiniones (lo que nos permite acoger al otro sin condiciones).

  Anitya © 2017